dimanche 2 août 2015

Salvador PLIEGO/Usted que me enamora

Libro:
Usted que me enamora
Por Salvador PLIEGO

Salvador PLIEGO nacido en la ciudad de México. Con estudios en Antropología Social y una Maestría en Sistemas de Computación. Como escritor inicia su carrera a finales de 2005 y desde entonces ha publicado más de 20 libros.

Fue premiado como segundo lugar en poesía por la ENSL en México y nominado como finalista por el II Certamen Internacional de Poesía “San Jordi” en España, 2006. Participó como jurado en el Primer concurso literario “Atina Chile” en 2007. Su poema “Espadas y papiros” fue entregado como parte de los premios otorgados al ganador del Segundo concurso de cuentos cortos HdH Medieval. De sus viajes ha recibido múltiples reconocimientos, entre otros, el de ser “visitante ilustre del Municipio de Urrao”, Colombia.

Durante 2007 y 2008 participa activamente en el foro MundoPoesia, considerado uno de las más grandes de la red de Internet en cuanto a escritores, publicaciones y lecturas. En ese periodo es premiado en 18 ocasiones, entre ellas, otorgándosele el premio de Poeta del mes.

En 2011 gana los siguientes premios: Ganador del premio de poesía Rubén Darío Rumbaut con el poema “Dulzura”, y “Primera mención de honor” en el concurso internacional de poesía “Trofeo Memorioso” organizado en Chiloé, Chile, con los siguientes poemas: Corcel de alas blancas, ¿Dónde los olivos? y Templanza.

En enero del 2012 se le otorga el premio al primer lugar del Primer Concurso Literario Andrés D. Puello a su libro Crepitaciones, y en el mes de mayo se incorpora su poema “Oda a la risa” a libros de texto para el aprendizaje del español en Puerto Rico. La radio satelitevisión/Americavisión de Chile le otorga un reconocimiento “por su participación en la Poesía destacada, mes de septiembre 2012, de los programas radiales ‘Música y declamación de poesías’”.

En abril de 2013 Radio Satelitevisión/Americavisión le otorga un nuevo reconocimiento como poesía destacada por su poema: Arde la poesía. En el mes de mayo, otro más por su poema “Desnudez de tu mirada”. Y en junio, un nuevo reconocimiento por el poema: Canción de viento y brisa.

En mayo de 2014 recibe 3 reconocimientos en México: el primero de la Universidad Tecnológica de Huejotzingo y la Secretaria de Educación Pública (Puebla); el segundo de la Presidencia Municipal de Querétaro a través de su Instituto de Cultura, y el tercero del H. Ayuntamiento Constitucional de Tlalnepantla de Baz (Estado de México) a través de la Dirección General de Educación y Cultura y el Instituto Municipal de la Cultura y las Bellas Artes.

En el mes de octubre se le notifica que su poema “Miguel Hidalgo” fue incluido en un dvd en conmemoración a Miguel Hidalgo, por parte del municipio Miguel Hidalgo, del estado de Hidalgo, México.

A la fecha ha realizado lectura de su poética en Estados Unidos, México, Perú, Chile, Argentina, Colombia y España.

I
Disculpe, creo que al abrir usted los ojos se le escapó una mariposa.
Sólo vengo a devolvérsela.

II
Desde que escuché que el mundo es maravilloso, me puse a pensar en usted.
Y, sí, ¡es maravilloso!...
De vez en cuando le agrego el tinte de sus ojos.

III
¡Levante su hermosura,
que hoy está de largo mi alegría
y viene de gala a enamorarla!

IV
Siento que es enorme mi mundo junto al suyo:
usted pone su mano en mi frente,
yo pongo el corazón donde su tacto.
Por eso, qué linda es usted llena de vida:
me pinta la noche, me da cita con un mundo
al que yo llamo alegría.
Y todo porque extiende mi vida a su caricia.

V
Créame, me estoy enamorando.
Si tiene sentido o no, es asunto de correspondencia.
Créame, que nada tiene altura sino el corazón que siento,
y por eso canto y vuelo, respiro y vuelo.
Créame, a usted la quiero…
¡Así, así de simple!… Y lo que vivo nace en mí.
Créame, yo soy testigo, a usted la quiero.

VI
Quizá el amor sea eso,
o el quererla sea su mundo que al mío le comparte.
De igual forma me sabe decirle que la quiero,
decirle que usted tiene la llave de esta puerta,
de una cerradura vieja, tan vieja y maltratada,
que solamente su cariño puede lubricarla.
¿Para quién, debo decirle, para quién son esos besos?
¡Quizá el amor sea eso y usted tiene la llave,
usted tiene el cerrojo,
usted tiene mi puerta!

VII
Bermejo mi corazón, lleno de ilusiones,
no tiene otra razón más linda que mirarla,
porque no hay palabras más bonitas que decirle:
Usted, corazón, me colma de fantasías.
Y mi mente divaga, y un beso a su corazón le suple.

VIII
Hagamos de cuenta que usted me mira,
que yo le comparto una caricia,
que usted me sopla su rostro
y yo lo introduzco por debajo de mi piel que igual le mira,
que usted baila sus ojos en mis hombros
y yo intento abrazarles para que no murmuren un intento de escaparse,
que, de hecho, usted mueve mi existir hacia el tope
y yo agarro las nubes para no volarme más arriba,
que, en fin, le diga que sus manos son la locura de mis manos
y su sonrisa, la puerta de mi dicha.
¿Ve, entonces, por qué distraigo mis quehaceres
para ir barriendo yo mi vida, y limpiarla y sacudirla,
para que usted habite esta casa y se acurruque en ella
y abra de mi pecho sus ventanas?

IX
¡Vamos, yo la hago mía!
La beso… Y usted cierra los ojos.
La beso… Y la sueño tal cual usted se mira.
¡Y la beso!
Dígame, al besarla, ¿qué es lo que usted se imagina?

X
Si a ti te llamo usted y la palabra en su tacto me responde,
el no se vuelve un sí, la sombra es una luz resplandeciente,
siento que el nudo en mi garganta se convierte en avecilla
y no deja de aletearme, y todo porque tú, usted,
acerca sus labios a mis labios, los roza,
y un beso suyo, tuyo, me bombea el corazón desde su boca.

XI
Lo que valoro de usted es su capacidad de responderme,
que diga que son ganas lo que el latir contiene,
porque la he elegido y por lo mismo me ha elegido
a hacer de esta rutina una memoria imborrable.

XII
Usted que me enamora y llena de sorpresas mi mente y mis caminos,
no le bajo el cielo, ni la estrella, ni le doy la luna hecha de rosa.
Le doy, a cambio, estas ganas de quererla,
de llevarla a la casa donde albergo un sentimiento por nadie igualado:
el de verla a usted sonriente, bailando por la vida, saltando,
porque entiende que el amor lleva su nombre
y equivale a más de un cielo, y es más grande que el brillar del firmamento.
Y todo porque usted me pinta: me pinta el corazón, me pinta todo el pecho,
me pinta un beso por quererla…
¡Usted me pinta el alma, me pinta y enamora!


Leer mas del libro «Usted que me enamora» por Salvador Pliego